J.S. Sansano

libros

la doble vida de las hadas santi balmes jssansano

La Doble Vida de las Hadas, por Santi Balmes

Este es el primer libro que leí de Santi Balmes. Conocía su trabajo en el grupo musical Love of Lesbians, tenía cierto apego emocional hacia su forma de escribir las canciones, tan íntima y reveladora al mismo tiempo, de una poderosa sugestión en la invocación de imágenes hermosas ; poética a la par que gamberra. En este libro encontré todo eso y más.

el hambre invisible jssansano

«El Hambre Invisible», por Santi Balmes

Cuando leí este libro en el año de su publicación, y dejó en mí una sensación general, como aletargada en mi subconsciente, de que había leído una maravilla conceptual. Retomé sus páginas con la intención de analizarlo en profundidad.

dispersión pepe colubi jssansano

«Dispersión», por Pepe Colubi

Después de varios años, reencontrarme con Pipi en otra etapa de su vida es como salir de cañas con un viejo amigo al que hacía tiempo que no veía. Recuerdo sus manías, sus tocaos. Y me sigue pareciendo gracioso.

publicar un libro jssansano

La cosa de publicar un libro

Hoy en día, publicar un libro no es la gran cosa. Con la cantidad de editoriales de autopublicación que hay, cualquiera —con dinero— puede hacerlo. Que quede claro, no le estoy quitando mérito a eso de tener dinero.

el palacio de la luna jssansano

«El Palacio de la Luna», por Paul Auster

Era la primera novela de Paul Auster que leía —un acierto indiscutible como regalo por parte de mi novia—, entrando directamente en el podio de mis autores favoritos; con dos nuevas entregas de su autoría en mi estantería —«La Trilogía de Nueva York» y «Leviatán»—.

balas electrificadas jssansano

Balas Electrificadas

Nunca olvidaremos
que las balas tienen dueños.
Que no vuelan por los aires,
si tú no las provocas.

Que cuando lo hacen,
tienen un buen motivo.
Desgraciadamente,
agarrados del gatillo.

la moda de los 2000s jssansano

La moda de los 2000’s

¿Quién no recuerda esos peinados que parecían hechos a machetazos? Los desteñidos de agua oxigenada, los flequillos para todo —el cruzaito, el mazacote, el corto de más—, las mechas californianas. Y ¿las cejas extradepiladas?